¡Bienvenidos maestras y maestros a la Guía de autodiagnóstico!


Es un gusto saber que tienen interés en el tema de la convivencia escolar y están dispuestos a poner sobre la mesa prácticas pedagógicas y de gestión escolar, que quizá ya se han normalizado y que es necesario revisar bajo un nuevo enfoque.

Este autodiagnóstico trata de responder a la necesidad de abordar los problemas e inquietudes de violencia escolar que  obstaculizan la  cotidianeidad de  la comunidad educativa, debilitan las relaciones interpersonales y afectan el ambiente de aprendizaje.

El objetivo tiene que ver con propiciar una conversación entre el colectivo docente para compartir y reflexionar. No para evaluar su desempeño, sino para encontrar respuestas a estas inquietudes que afectan el día a día en las escuelas, algunas más visibles que otras, como la forma de trato hacia los alumnos o entre docentes; la manera en que se trabaja la diversidad, el cómo se asumen las normas y los tipos de respuestas que se dan a los episodios de conflicto o de violencia, si se han acostumbrado a ellos o en qué medida pueden ajustar algunas prácticas pedagógicas y de gestión escolar para hacerlo de un modo diferente y responder mejor a las necesidades de sus estudiantes y sus comunidades escolares frente a las necesidades de la sociedad actual.

Estamos convencidos de que la escuela es un espacio privilegiado desde donde se puede asumir la responsabilidad de un cambio posible y, en muchos casos, urgente.

¡Gracias por este esfuerzo compartido y mucha suerte!