Glosario


Está constituida por las personas que tienen responsabilidad directa en la planeación, organización, desarrollo y evaluación del Proyecto Educativo Institucional, y se compone de los siguientes estamentos:

  1. Los estudiantes matriculados legalmente.
  2. Los padres de familia, o en su defecto los responsables de la educación de los estudiantes matriculados.
  3. Los docentes que laboran en la institución.
  4. Los directivos.
  5. Los coordinadores, orientadores escolares, etc.
  6. El personal administrativo, de servicio de aseo, de vigilancia, etc.
Conocer más

Todas aquellas situaciones en las que se presenta oposición en las percepciones, intereses, necesidades y/o valores entre las personas, grupos o Estados en relación con un objeto o idea en disputa (Galtung, 2013; Parra, 2016).

Conocer más

Es el primer nivel de análisis e intervención para la construcción de una cultura de paz en las escuelas. Conocido en algunos documentos de política pública como “Atender la violencia escolar”, se refiere a la respuesta inmediata de parte de la autoridad, ante las situaciones que alteran la convivencia, ya se trate de disrupciones, indisciplinas o de comportamientos violentos.

Conocer más

Es cuando los recursos utilizados para detener las conductas de los alumnos se orientan a la autorregulación y a la explicación sobre el sentido de las normas. Por autorregulación se entiende el dominio que el sujeto ejerce sobre sí mismo, controlando su comportamiento en función de las necesidades y acuerdos sociales vigentes.

Conocer más

Procesos y resultados del esfuerzo por construir una paz duradera entre los miembros de la comunidad escolar, a partir de prácticas pedagógicas y de gestión: inclusivas, equitativas y participativas que aborden de manera constructiva el conflicto.

Conocer más

Busca asegurar que todos los estudiantes, especialmente quienes enfrentan mayor rezago académico, puedan aprender.

Conocer más

comprende las políticas, prácticas, y los procesos que recrean en cada plantel las culturas institucionales; representan el modo de organizar la vida escolar y son los espacios privilegiados de formación cotidiana para la convivencia: lo pedagógico-curricular, lo organizativo-administrativo y lo socio-comunitario.

Conocer más

Se entiende como el reconocimiento de las diversas necesidades, intereses e identidades de los alumnos, con el propósito de afirmar a cada estudiante personal y culturalmente.

Conocer más

Se orienta a fortalecer el protagonismo de los estudiantes para expresar su propia voz en asuntos que les conciernen a nivel individual y colectivo, así como el desarrollo de habilidades para el manejo dialógico de los conflictos. Entre las prácticas que promueve están: debates y discusiones en clase alrededor de dilemas y temas controvertidos, lo que permite a los estudiantes desarrollar herramientas y capacidades de pensamiento crítico y a la vez ejercitar formas de participación democrática.

Conocer más

Refiere al fortalecimiento de factores de protección, es decir, aquellos que promueven el desarrollo de habilidades pro-sociales, de la autoestima y el sentido de autoeficacia. Esto para promover relaciones interpersonales seguras y solidarias, así como el fortalecimiento de capacidades para el manejo pacífico de conflictos.

Conocer más

Es el segundo nivel de análisis e intervención para la construcción de una cultura de paz y corresponde a Prevenir la violencia en las escuelas, ya que anticipa a formar a los estudiantes en un manejo adecuado de los conflictos para que puedan ponerlo en práctica una vez que se presenten, evitando así que escalen a violencia. Para ello contempla estrategias muy diversas, como la elaboración participativa de las normas, con la finalidad de encontrar el sentido de las mismas; o el favorecer momentos para dialogar conflictos interpersonales en el grupo clase, cuando se presentan diferencias entre las necesidades e intereses de unos y otros.

Conocer más

Es el tercer nivel de análisis e intervención para la construcción de una cultura de paz. Sienta las bases para la construcción de una paz duradera en las escuelas; de ahí que equivale a erradicar la violencia en el espacio escolar mediante la aplicación de prácticas de inclusión, de equidad y de participación.

Conocer más

La violencia puede ser entendida como una negación de necesidades humanas básicas, como son: la supervivencia, el bienestar, el reconocimiento y la libertad. La violencia daña no únicamente el cuerpo, sino también la mente y el espíritu (Galtung, 2013). Por esta razón la violencia es la negación del ejercicio de los derechos humanos fundamentales.

Conocer más